Dinámica Ruedas de Auxilio
Junio 28th, 2016 by admin

Dinámica Ruedas de Auxilio

Dinámica Manejo de Conflictos

Objetivos de las dinámica Ruedas de Auxilio:
– Resolver conflictos cambiando el observador.
– Recurrir a la ayuda de otros para ampliar la perspectiva de como abordar un conflicto.
– Experimentar sentimientos de empatía hacia otros.

Para llevar adelante esta actividad es necesario que el coordinador o la coordinadora se contacte previamente con los integrantes del grupo antes de iniciar el taller o el curso. Se debe contactar a las personas para indicarles que deben tener pensado un problema o conflicto que quieren resolver pero no encuentran una solución.

Esta dinámica es buena para realizarla con grupos de personas que trabajan en diferentes áreas de una empresa. El objetivo es que cada uno transmita un problema y que el resto de los participantes empaticen con la persona y le sugieran posibles soluciones.

Se le pide a las personas que en una cartulina dibujen una rueda de auto y que en el centro escriban brevemente el problema que no pueden resolver.

Dinámica Ruedas de Auxilio

Dinámica Ruedas de Auxilio

De a uno cada persona mostrará al grupo su problema y lo explicará con un poco más de detalles. Luego debe pegarlo en una de las paredes del salón. Cuando todas las personas hayan terminado de explicar su conflicto en las paredes estarán pegadas todas las cartulinas.

Se les solicitará a los integrantes que en unos post it sugieran soluciones a los problemas del resto de las personas, y los peguen alrededor de la rueda. De esta manera, al concluir la actividad cada uno podrá llevarse su cartulina con el problema y muchas sugerencias para solucionarlo.

Esta actividad es ideal para complementarla antes con una dinámica de Pensamiento Creativo.

link Consulta las dinámicas donde se pueden poner en práctica el Pensamiento Creativo

Dinámica Ruedas de Auxilio posibilita trabajar sobre los siguientes temas: , ,, , cooperaciónobservadorperspectiva

Posted in Manejo de Conflictos Tagged with: , , , , , , ,

Dinámica Paleta de Colores
Junio 17th, 2016 by admin

Dinámica Paleta de Colores

Dinámica de Autoconocimiento y Autoestima

Objetivo de la dinámica Paleta de Colores:
– Que los integrantes puedan identificar las emociones que experimentan
– Identificar como uno suele expresar las emociones
– Repensar las conductas que manifiestan ante cada emoción y analizar como impactan en la vida cotidiana
– Compartir y buscar soluciones a conductas no deseadas

Para llevar adelante esta dinámica es necesario contar con el compromiso de los participantes. El coordinador o la coordinadora les solicitará a cada integrante que hagan un croquis (sencillo) de los lugares que suelen frecuentar habitualmente: la casa, el trabajo, la escuela, el club deportivo, algún lugar del barrio. Es importante que al realizar el dibujo se identifiquen los lugares dibujados (el baño, la habitación, la cocina, el patio de la escuela, el aula, el salón de música, etc). No deberían dibujar más de tres croquis.(esta actividad también se puede realizar focalizando sólo un lugar)

Luego se le distribuye a cada integrante la siguiente paleta de colores y se le solicitará que identifiquen a cada color con una emoción que suelen vivenciar habitualmente.

Dinámica Paleta de Colores

Dinámica Paleta de Colores

Es bueno ayudarlos dando una lista de emociones, cada participante puede elegir las siete emociones que quieran: alegría, odio, enojo, timidez, inferioridad, tristeza, satisfacción, bondad, compasión, resentimiento, ansiedad, incomodidad, celos, coraje, valentía, miedo, vergüenza, etc.

Luego deberán pintar los sectores de la casa, la escuela o el trabajo con los colores de acuerdo a las emociones que suelen experimentar en cada lugar. No es necesario que se pinten todos los lugares.

A continuación, cada uno deberá elegir los tres lugares donde vivencian las emociones más negativas o que más daño les hacen y escriban por qué les sucede (qué situaciones viven), cómo actuian y qué podrían hacer para mejorar la situación.

Dinámica Paleta de Colores
OBSERVACIONES PARA EL COORDINADOR
¿Pudieron identificar emociones que les hacen bien y otras que les hacen mal?
¿Pudieron darse cuenta de los acontecimientos que suceden cuando vivencian emociones negativas? ¿Su comportamiento ante estas emociones ayudan a que no las tengan que volver a vivir? ¿Pueden comportarse de otra manera?
En este momento es bueno que los integrantes compartan las emociones, como actúan y si su comportamiento ayuda a mejorar las relaciones. (no es necesario que den detalles preciso de las situaciones que viven)

Dinámica Paleta de Colores posibilita trabajar sobre los siguientes temas: conductaobservador

Posted in Autoconocimiento y Autoestima Tagged with: , , ,

Dinámica El Principito
Junio 13th, 2016 by admin

Dinámica El Principito

Dinámica de Comunicación

Objetivos de la dinámica El Principito:
– Vivenciar que las ideas se pueden transmitir de manera no verbal
– Ejercitar la comunicación no verbal
– Entender que el lenguaje corporal representan y comunican ideas

El coordinador o la coordinador deberá formar subgrupos de cinco a seis personas, es conveniente que al menos se conformen tres equipos. Por esto, para realizar esta dinámica se necesitan grupos de más de 15 personas.

Se le explica a los participantes que deberán representar (actuar, teatralizar) una frase del libro “El Principito” de Antoine de Saint-Exupéry. Se le asignará unos 15 minutos para pensar e idear la pieza teatral y como representarla.

Es importante cumplir con las siguientes dos consignas:
1. Todos los miembros del grupo deben participar (actuar)
2. En ningún momento de la actuación podrán emitir palabras
3. No se pueden utilizar carteles escritos

La frase a representar por los equipos es la siguiente:

“Es mucho más difícil juzgarse a sí mismo, que juzgar a los otros. Si consigues juzgarte bien a ti mismo es que eres un verdadero sabio. (“El Principito”, Antoine de Saint-Exupéry)

Luego de transcurrido los 15 minutos, de ser necesario se pueden asignar otros 5 minutos más, cada equipo deberá actuar la escena pensada.

Dinámica El Principito
IDEAS PARA EL MOMENTO DE REFLEXIÓN Y DEBATE
¿La comunicación es solo verbal?
¿Antes de hablar solemos pensar lo que vamos a decir? ¿Solemos pensar en cómo acomodar nuestro cuerpo o gesticular antes de hacerlo?
¿Estamos siempre transmitiendo un mensaje aunque no hablemos?
¿Les ha sucedido que mientras alguien les dice algo, con el cuerpo representa lo contrario? ¿Tienen algún ejemplo?

Dinámica El Principito posibilita trabajar sobre los siguientes temas: interacción, observadorno verbal

Posted in Comunicación Tagged with: , ,

Mayo 25th, 2016 by admin

El Gorila Invisible

El experimento de “ el gorila invisible ”, efectuado por dos psicólogos de la Universidad de Harvard, muestra las limitaciones, incluso grotescas, que tiene la percepción humana, y señala también la incapacidad de los sujetos para admitir esas limitaciones.

Hace aproximadamente doce años, condujimos un experimento sencillo con la ayuda de estudiantes de la materia de psicología que dictábamos en la Universidad de Harvard. Para nuestra sorpresa, se ha convertido en uno de los experimentos más conocidos de la disciplina. Aparece en libros de texto y se lo enseña en cursos de introducción a la psicología en todo el mundo. Hay notas referidas a él en revistas como Newsweek y The New Yorker y ha sido incluido en programas de televisión. Incluso ha sido exhibido en museos. Su popularidad radica en que revela, de modo humorístico, algo inesperado y profundo acerca de cómo vemos nuestro mundo, y también sobre lo que no vemos. Nuestra experiencia vívida encubre una notable ceguera mental: suponemos que los objetos especiales o inusuales llaman nuestra atención cuando, en realidad, a menudo nos pasan inadvertidos por completo. Desde que nuestro experimento fue publicado en la revista Perception, en 1999, se ha convertido en uno de los estudios más mostrados y debatidos dentro de la psicología. En 2004 ganó el “Premio Nobel Ig”, que se entrega a “aquellos logros que primero hacen reír y luego pensar”.

Has la prueba!… debes contar la cantidad de pases que hacen los jugadores con remeras blancas e ignorar los pases realizados por los jugadores con remeras negras… ¿Cuántos puedes contar?

http://www.theinvisiblegorilla.com/videos.html

Para nuestra sorpresa, ¡alrededor de la mitad de los sujetos de nuestro estudio no había notado el gorila! Cuando volvieron a mirar el video, esta vez sin contar los pases, lo detectaron fácilmente y quedaron atónitos. Algunos dijeron: “¿No vi eso?” o “¡No puede ser!”. Algunos nos acusaron de cambiar la cinta cuando no estaban mirando.

Desde entonces, el experimento repitió muchas veces, bajo distintas condiciones, con diversas audiencias y en múltiples países, pero los resultados son siempre los mismos: cerca de la mitad de las personas no ven el gorila.

¿Cómo puede la gente no ver un gorila que camina delante de ellos, gira para mirarlos, se golpea el pecho y se va? ¿Qué vuelve invisible al gorila? Este error de percepción proviene de una falta de atención hacia el objeto no esperado; en términos científicos se lo denomina “ceguera por falta de atención”. Las personas, cuando dedican su atención a un área o aspecto particular, tienden a no advertir objetos no esperados, aun cuando éstos sean prominentes, potencialmente importantes y aparezcan justo allí adonde están mirando.

El hecho de que las personas pasen cosas por alto es importante, pero lo que nos impresionó aún más fue la sorpresa que manifestaron al comprobar lo que no habían visto. El estudio del gorila ilustra, quizá de manera más radical que cualquier otro, la influencia poderosa y generalizada de la ilusión de atención: experimentamos mucho menos de nuestro mundo visual de lo que creemos. Si fuéramos del todo conscientes de los límites de la atención, la ilusión se desvanecería.

Por Christopher Chabris y Daniel Simons
Extractado de “El gorila invisible y otras maneras en las que nuestra intuición nos engaña”
(Fuente: http://www.pagina12.com.ar/diario/psicologia/9-171117-2011-06-30.html)

El Gorila Invisible posibilita trabajar sobre los siguientes temas: observador, verdad, realidadsituación

Posted in Biblioteca Audiovisual Tagged with: , , ,

Mayo 21st, 2016 by admin

La afirmación de la realidad exterior

Hemos dicho que no nos es posible hablar de “verdad objetiva”, entendiendo por ella el dar cuenta del ser de las cosas. ¿Debemos, en consecuencia, inferir que todo es subjetivo? ¿Ha de negarse para el observador la posibilidad de afirmar la existencia de una realidad exterior a él? Evidentemente no. No negamos la existencia de una realidad objetiva. Sólo negamos la posibilidad de un conocimiento objetivo de esa realidad, de un conocimiento que sea independiente del observador que la observa y que, en consecuencia, no se vea afectado por él.

El negar que podemos conocer cómo las cosas son, no significa negar su existencia. La tendencia natural, espontánea, es sostener que la realidad está ahí, y que es tal cual la percibimos. Más aún, que todos la perciben de la misma manera. Esta posición -salvo el caso de los escépticos y algunos sofistas- fue indiscutida por un largo tiempo en la
filosofía. Ni siquiera constituía un problema. Sin embargo, desde los inicios de la filosofía moderna se ha puesto en cuestión nuestra capacidad para la aprehensión efectiva del “ser” de las cosas.

En el siglo XVIII Kant efectúa un giro copernicano en la filosofía al plantear que el entendimiento posee leyes que son previas a los objetos que se le presentan. Para saber qué somos capaces de conocer, debemos saber cuáles son esas condiciones. El ejercicio de esas leyes permite y exige al que conoce ordenar la experiencia desde esas limitaciones. La aprehensión de las cosas en sí escapa a las posibilidades del conocimiento humano, sostiene Kant. Lo único que podemos conocer son las cosas intervenidas -y en consecuencia modificadas- por las condiciones de nuestro entendimiento. Al examinar el hecho del conocer, Kant concluye que esa realidad: la mesa, la silla, los papeles de que hablábamos, es inaccesible para nosotros tal como ella es.

EL PLANTEAMIENTO DE KANT
La estructura de la conciencia está constituida por dos tipos de elementos a priori (independientes de la experiencia). Primero, lo que Kant llama las formas puras de la intuición o la sensibilidad: el espacio y el tiempo. Ambos son formas de organización de la experiencia y no atributos de los objetos. Los objetos no son una condición de nuestra experiencia del espacio, pero el espacio sí es condición de nuestra experiencia de los objetos. El tiempo, por su parte, corresponde a la forma del sentir interior. Es una condición del conocimiento humano que nos obliga a percibir las cosas una después de la otra, en secuencia, puesto que no somos perfectos. Si lo fuéramos podríamos percibir todo de una vez. Kant establece una distinción entre lo que las cosas son al interior del contexto de la experiencia humana: la cosa-en-mí o fenómeno, y aquello que queda fuera de la experiencia: la cosa-en-sí: el nóumeno. Sólo
podemos conocer los fenómenos: las cosas como aparecen a la conciencia.

En segundo lugar, la estructura de la conciencia está formada por conceptos a priori que corresponden a los diferentes tipos de relaciones a partir de los cuales los datos que provienen del mundo exterior se
ensamblan en una coherencia: son las categorías.

Cuando conozco algo, dice Kant, lo transformo, lo modifico. Espacio, tiempo y categorías son aportados por mí en ese acto del conocer, y su efecto es ordenar el caos de sensaciones que provienen del mundo externo. Lo que conozco es el resultado de lo dado por la realidad externa, más lo puesto por mí. Así, el conocimiento es en cierto modo una transformación de lo real. Esto significa que la mente humana no es, como se pensó, una tabula rasa en que vienen a imprimirse los estímulos llegados del exterior. La mente humana interviene activamente en la experiencia que es el conocimiento. El caos de sensaciones es procesado, nombrado, reconocido, sin lo cual “para nosotros no es nada”, como señalara Kant.

Estamos lejos de la noción de que el ser humano era un receptor pasivo de lo que la realidad externa imponía a sus sentidos y a su comprensión: el observador actúa sobre esa realidad y le da la forma, la secuencia y las relaciones que su estructura de observador exige. Lo que llamamos conciencia es un producto de esa acción y en esa acción el observador se constituye. No quiere decir esto que el observador “constituya” la realidad. Sólo constituye la manera en que da cuenta de ella. Y esta manera es propia de él, le pertenece.

EL OBSERVADOR, FENOMENOLOGÍA DEL OBSERVADOR
Rafael Echeverría
Newfield Consulting
Santiago, noviembre de 2007

La afirmación de la realidad exterior posibilita trabajar sobre los siguientes temas: observador, verdad, realidad, subjetividad

Posted in Documentos Tagged with: , , ,

Mayo 12th, 2016 by admin

Dinámica El Camino de las Emociones

Dinámica de Trabajo en Equipo | Dinámica de Autoconocimiento y Autoestima | Dinámica de Comunicación

Objetivo de la dinámica El Camino de las Emociones:
– Resolver conflictos de la dinámica grupal
– Que el grupo obtenga mejores resultados
– Aprendizaje teórico vivencial en la resolución de conflictos

Esta dinámica es conveniente utilizarla cuando del grupo emergen conflictos que obturan la obtención de los objetivos. Resulta muy práctica trabajar con situaciones reales. En ocasiones los conflictos emergen y se manifiestan verbalmente, y en otras subyacen en el grupo y no se ponen en palabras. Si se quiere trabajar sobre un conflicto latente (el que subyace), primero se debería trabajar para que el grupo asuma lo que ocurre.

El coordinador deberá armar un camino con 5 cartulinas, la primera hará referencia a lo que se percibe, la segunda a lo que se piensa, la tercera es lo que se siente, la cuarta es la acción y la quinta y última es el resultado que se consigue.

 

El coordinador invitará a un integrante del grupo a realizar el camino de las emociones. Le solicitará al voluntario que se posicione en la primer cartulina y comente al grupo lo que percibe como un problema. Luego deberá seguir el recorrido y en cada cartulina comentar la situación.
Mientras el integrante realice el recorrido, ningún otro miembro del grupo debe hacer comentarios.

El Camino de las Emociones

El Camino de las Emociones

A continuación desarrollaremos un ejemplo:

  1. Percibo que mis comentarios y sugerencias no son tenidos en cuenta
  2. Pienso que el grupo es manejado por dos o tres personas y que siempre deciden todo ellos como quieren
  3. Siento bronca e impotencia porque las cosas se pueden hacer mejor si me escucharan a mi y a otros
  4. Al principio intentaba seguir opinando pero ya hace varias reuniones que sólo vengo, me siento, me quedo callado y me voy. De esta manera cumplo con mi obligación de concurrir
  5. Siempre es el mismo, se pueden hacer mejores cosas pero mientras los mismos de siempre decidan esto no va a cambiar

Luego, a todo el grupo se le pregunta si se puede resolver el conflicto y en que momento del camino se puede hacer el cambio. Si bien pueden plantear diferentes escenarios, en el paso 4 es dónde se puede destrabar el conflicto… hay que cambiar la forma de actuar.

“Si buscas resultados distintos,
no hagas siempre lo mismo”

— Albert Einstein

Tanto al integrante que realizó el camino como al grupo se les debe consultar acerca de como actuaría cada uno para modificar la situación y resolver el conflicto.
No hay una única solución, pueden ser efectivas o no, lo importante es ir probando hasta encontrar la solución.

También es importante rescatar que una solución es viable para un escenario pero no para todos los escenarios similares. Depende de los interlocutores y el contexto.

Dinámica El Camino de las Emociones
IDEAS PARA EL MOMENTO DE REFLEXIÓN Y DEBATE
¿Les resultó práctica esta actividad?
¿Creen que es un método que pueden aplicar no sólo en este grupo sino en su vida cotidiana?

Dinámica El Camino de las Emociones posibilita trabajar sobre los siguientes temas: conducta, situación, interacción, observador, subjetividad, conflicto

Posted in Autoconocimiento y Autoestima, Comunicación, Trabajo en Equipo Tagged with: , , , , ,

Abril 3rd, 2016 by admin

La manera como observamos las cosas

Comenzaremos diciendo algo que bien podría parecer una obviedad: la forma como vemos las cosas es sólo la forma como vemos las cosas. Si reflexionamos un poco sobre esta proposición, reconoceremos, sin embargo, que en general suponemos que lo que hacemos es más que ver las cosas como las vemos: creemos que la forma como vemos las cosas corresponde a como las cosas son. De alguna manera damos por sentado que los seres humanos tenemos la capacidad de percibir las cosas en la transparencia de su ser, sin mayores filtros.

Basta, sin embargo, con situarnos desde la perspectiva de nuestra biología para reconocer los múltiples filtros que ella nos impone. Descubrimos que nuestras percepciones resultan de la forma como distintas perturbaciones ambientales desencadenan diferentes reacciones en nuestra estructura biológica. Los colores que percibimos, los sonidos que oímos, resultan todos ellos de los rasgos propios de nuestro sistema nervioso y de nuestros órganos sensoriales. Esos colores y sonidos, tal como los percibimos, no existen independientemente de nosotros. Ello no niega la importancia de los estímulos que los provocan, en la medida en que despiertan reacciones en nuestra biología. Pero el contenido de nuestras percepciones y de nuestras sensaciones remite a nuestra articular conformación biológica.

La forma como vemos las cosas, entonces, es sólo la forma como las vemos. Nada nos permite decir cómo las cosas son. No sabemos cómo ellas son. No podremos saberlo nunca. Esto significa que cada uno observa las cosas de acuerdo al tipo de observador que es. Pero sucede que, como los seres humanos podemos compartir lo que observamos, suponemos que las cosas son realmente así. Si lo que yo observo parece ser lo mismo que
observa mi vecino, tendrá que ser que las cosas son como ambos las observamos. Pero esta conclusión es altamente discutible.

En la vida diaria aceptamos como ciertas muchas cosas que, después de un análisis más riguroso, nos aparecen llenas de contradicciones. En este momento, por ejemplo, me parece que estoy sentado en una silla, frente a una mesa de forma determinada, sobre la cual veo hojas manuscritas e impresas. Creo que si cualquier otra persona normal entra en mi habitación, verá las mismas sillas, la mesa y los papeles que yo veo. Todo esto parece ser tan evidente, que apenas necesita ser enunciado. Sin embargo, ello puede ser puesto en duda de un modo razonable. Concentremos la atención en la mesa. Se ve rectangular, oscura y brillante. Si la golpeo, produce un sonido de madera. Al tacto resulta
pulimentada, fría y dura. Frente a esta descripción no parece haber dificultad alguna. Pero si queremos ser más precisos, empieza la confusión: aunque yo creo que la mesa es “realmente” de un mismo color, las partes que reflejan la luz parecen mucho más brillantes que las demás. Sé que si me muevo, serán otras las partes que reflejen la luz. De ahí se sigue que si varias personas en el mismo momento contemplan la mesa, no habrá dos que vean exactamente la misma distribución de colores. (Esto no tiene importancia mayor para la mayoría de los propósitos prácticos. Pero
para un pintor, por ejemplo, adquiere una importancia fundamental.) Así, de los diversos colores que la mesa parece tener, no hay razón para considerar que alguno sea más “real” que otro. Lo mismo puede decirse del material de que está hecha. Al tocarla parece pulida y lisa. Si uno de los presentes la mira a través del microscopio, sin embargo, verá
asperezas, prominencias y depresiones que no aparecen a simple vista para los demás. ¿Cuál es la mesa “real”?

Una vez que aceptamos lo anterior, nos damos cuenta de la importancia de preguntarnos por el tipo de observador que somos, por el tipo de observador que nos conduce a observar lo que observamos. Esta es una pregunta que difícilmente podemos hacernos cuando suponemos que observamos las cosas como ellas son y no de acuerdo a como
nosotros somos. Desde esta perspectiva, la pregunta pasa a ocupar un lugar central para entender cómo somos, cómo constituimos nuestros mundos y cómo nos relacionamos con los demás. “No vemos las cosas como son, sino de acuerdo a como somos”, dice el Talmud.

Cabe preguntarse, entonces, si cada mundo está afectado por las características del que observa, y si esos mundos no son inter penetrables, ¿caemos entonces en un relativismo sin salida? ¿Dónde está la verdad? O, mejor, ¿a qué podríamos llamar “verdad objetiva”?

EL OBSERVADOR, FENOMENOLOGÍA DEL OBSERVADOR
Rafael Echeverría
Newfield Consulting
Santiago, noviembre de 2007

La manera como observamos las cosas posibilita trabajar sobre los siguientes temas: observador, verdad, realidad, subjetividad

Posted in Documentos Tagged with: , , ,