Cómo Abordar los Conflictos

Documentos
3.9
(332)

Recomendaciones y Consejos para Saber Cómo Abordar los Conflictos Grupales

Las habilidades de gestión son cruciales para la resolución de conflictos porque ayudan a producir soluciones efectivas a largo plazo. La aplicación de estos consejos para saber cómo abordar los conflictos en el momento adecuado y en la situación adecuada ayudará a reducir la falta de comunicación y creará más oportunidades para que las personas lleguen a un punto en común.

Use afirmaciones de «sí, y»

En cualquier conflicto, ya sea profesional o personal, es fácil saltar a la defensiva. Sus bromas pueden incluir una serie de declaraciones de «no» y «sí, pero» que pueden parecer poco cooperativas.

En lugar de ponerse a la defensiva por un ataque a su argumento, tómelo como una oportunidad para ver las cosas desde un punto de vista diferente. No tienes que estar de acuerdo con esa persona, pero puedes tratar de entender su punto de vista.

Así como usted tiene su opinión, ellos tienen la suya y negarse a escucharla crea un escenario imposible de navegar.

En su lugar, cambie esas afirmaciones de «Te escucho, pero» por afirmaciones de «Sí, entiendo y» que se complementan entre sí, en lugar de destruirse entre sí.

Para experimentar la existencia de los diferentes puntos de vista sugerimos realizar en su grupo la potente dinámica Mirar con Otros Ojos

No señalar con el dedo

Estar a la ofensiva crea una base negativa que hace que sea casi imposible encontrar una solución.

No culpe a los demás ni cree un espacio en el que alguien se sienta inseguro para expresar su opinión. La mejor manera de resolver un conflicto es permitir que cada persona enmarque su argumento sin ser culpado o callado.

Deje que la persona se explique y escuche activamente

Escuchar es un gran aspecto de la resolución de conflictos que normalmente se pasa por alto.

Puede parecer imperativo expresar su opinión tanto como sea posible para que pueda explicar cada pequeño detalle de su argumento y hacer todo lo posible para que la parte contraria vea su punto de vista. Pero no dejes que esta idea te tiente.

La satisfacción temporal de «ventilarlo» no vale la pena a largo plazo. En cambio, deja que la otra persona se explique, sin interrupciones.

Te recomendamos leer  El Liderazgo Emocional

Es posible que descubras que malinterpretaste su argumento original y estarás más preparado para manejar compromisos o colaborar en una nueva solución cuando te hayas tomado el tiempo para escuchar, pensar y planificar.

Usa declaraciones con “yo”

De manera similar a señalar con el dedo, una serie de declaraciones que comienzan con «usted» puede parecer una culpa. El conflicto no debe ser sobre lo que la otra persona está haciendo mal; se trata de lo que crees que estás haciendo bien y cómo lograr que la otra parte lo entienda.

Por lo tanto, el uso de declaraciones de «yo», como «Siento que no tengo la oportunidad de explicarme» en lugar de «No me estás escuchando», puede transformar tu conversación. Estas declaraciones hacen que su argumento se centre más en sus emociones, opiniones, creencias personales y moral, en lugar de todas las cosas que no le gustan de la parte contraria.

Nadie puede estar en desacuerdo con las opiniones o sentimientos en los que cree o apoya, además de que hacen un debate más respetuoso que recuerda a todas las partes que están involucrados seres humanos cognitivamente complejos.

Mantén un tono tranquilo

Se beneficiará de permanecer sensato para pensar racionalmente en una solución que apacigua a ambas partes. Esto puede ser difícil porque no siempre es fácil escuchar tu tono desde la perspectiva de otra persona.

Por eso, hay un truco que puedes practicar para evitar tener un tono descortés al mitigar los conflictos. Espere hasta que haya dejado salir sus emociones antes de planificar un momento para reunirse y discutir con la parte contraria.

Puedes gritar, llorar, desahogarte o cualquier otra cosa que necesites antes de que tenga lugar la conversación, pero no durante la misma. Cuando ingrese a la reunión de resolución de conflictos, debe estar tranquilo y listo para discutir considerando las diferentes perspectivas.

¿Cómo valoras este contenido?

¡Haz click en una estrella para calificarla!

Si te gustó este contenido...

¡Compartilo en redes sociales!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *