Los Grupos Deben Reír Juntos

Documentos
3.6
(857)

¿Por qué los grupos deben reír juntos?

Los grupos deben reír juntos porque hacerlo construye y fortalece las relaciones y la confianza, y mejora el trabajo en equipo.

Todos los grupos étnicos pueden beneficiarse de vínculos más fuertes. Ya sea en su trabajo o en su grupo de estudio, unos vínculos más fuertes conducirán a una mayor cohesión.

Además, esta cohesión mejorará el trabajo en equipo y las contribuciones.

Por lo tanto, es una excelente noticia que la risa pueda aumentar el vínculo de su grupo. La risa no es sólo una mera experiencia.

Cuando las personas ríen juntas, comparten una experiencia emocionante. Reír en grupo es una señal de que se sienten relajados entre sí.

Esto también implica que se sientan seguros juntos. Entonces, si un grupo se ríe, lo más probable es que su guardia protectora esté baja.

En este estado, las personas pueden compartir ideas fácilmente y aumentar la productividad.

También estarías de acuerdo en que cuando te sientes relajado con la gente, te concentras menos en la competencia. En esta etapa, el objetivo del grupo se convierte en el objetivo de todos.

Ahora ya conoces las múltiples ventajas de la risa en grupo. El siguiente paso debería ser cómo aumentar las risas de tu grupo.

Te proponemos algunos ejercicios para hacer con tu equipo.

¿Qué es la risoterapia o terapia del humor?

La risoterapia o terapia del humor es un ejercicio en el que se utiliza el humor para favorecer el bienestar y la salud en general. Por ejemplo, un ejercicio de risoterapia muy conocido es «Tener una Carcajada».

Te recomendamos leer  Equipo de Trabajo

Para realizar la actividad deberás guiar al grupo para realizar las siguientes acciones:

  • Extiende los brazos hacia el cielo, inclina un poco la cabeza hacia atrás y levanta la barbilla, luego ríe a carcajadas lo mejor que puedas.
  • Dirige tu risa de una manera que provenga del corazón. También pueden bajar los brazos si es necesario.
  • Para reírte lo mejor que puedas, te recomendamos que pienses en un recuerdo feliz o en una situación socialmente incómoda que puedas recordar y de la que puedas reírte.
  • Actúa como lo hacías cuando eras niño y niña y comprueba si es agradable y cómodo.

Tomese unos minutos para explorar lo absurdo, lo ridículo y lo asombroso que se sintió este ejercicio.

¿Cómo valoras este contenido?

¡Haz click en una estrella para calificarla!

Si te gustó este contenido...

¡Compartilo en redes sociales!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *