Toma de decisiones en grupo

Documentos
3.8
(786)

La toma de decisiones en grupo

La toma de decisiones en grupo implica una secuencia de actividades que incluye “reunir, interpretar e intercambiar información, crear e identificar cursos de acción alternativos, elegir entre alternativas integrando las perspectivas y opiniones a menudo diferentes de los miembros del equipo; e implementar una elección y monitorear sus consecuencias” (Thompson, 2008, p.166).

A veces los equipos pueden seguir un proceso defectuoso, al no intercambiar suficiente información y explorar alternativas inadecuadas, y llegar a conclusiones erróneas. El pensamiento de grupo es uno de esos errores en la toma de decisiones.

El objetivo de este artículo es explorar el papel que desempeña el liderazgo a la hora de mejorar y mitigar el pensamiento de grupo en los procesos de toma de decisiones en equipo.

El papel del líder

Un líder es aquel que tiene la capacidad de influir en los miembros de un equipo para que trabajen eficazmente hacia sus objetivos. Entre los antecedentes del pensamiento de grupo, es el papel del líder el que ha recibido la mayor atención empírica. (Ahlfinger y Esser, 2001).

Leana (1985) ha descubierto que el comportamiento del líder influye fuertemente en el número de soluciones alternativas propuestas y discutidas por los grupos y en las decisiones finales reales que toman. Los líderes cognitivamente complejos y abiertos son más receptivos a nueva información y, por tanto, más flexibles en cuanto a sus creencias que sus homólogos cognitivamente cerrados y simples (Ziv, 2008).

Mientras que el modelo de pensamiento grupal de Janis (1972) enfatiza que los miembros son influenciados por las sugerencias del líder porque se identifican con sus valores y objetivos, Courtright sugiere que se trata más bien de una cuestión de cumplimiento (Courtright, 1977).

Relación líder-miembro

Los líderes no tratan a todos los miembros del equipo por igual y mantienen relaciones distintas con los diferentes miembros (Thompson, 2008). Esto puede llevar a que se formen endogrupos y exogrupos dentro de un equipo, lo que afecta la cohesión del grupo.

Te recomendamos leer  Mejorar la comunicación remota

Aunque Janis (1972) ha vinculado la alta cohesión con los síntomas del pensamiento grupal, Leana (1985) encontró que la cohesión tiene un efecto positivo en la etapa de recopilación de información de la toma de decisiones, siendo estos “grupos internos que buscan concurrencia” (p. 15) más atentos en sus actividades, recopilación de información que puede o no afectar etapas posteriores de la toma de decisiones.

La cohesión del grupo, un arma de doble filo, puede verse afectada por las relaciones líder-miembro y los líderes deben ser conscientes de este hecho.

Poder de motivación

Los estudios han encontrado que los líderes de grupo que tienen un alto poder de motivación fomentan una atmósfera que es perjudicial para la toma de decisiones del grupo. En un experimento realizado con estudiantes universitarios, Fodor y Smith (1982) descubrieron que las personas con puntuaciones bajas en poder de motivación compartían más información con el grupo y también consideraban más opciones antes de limitarse a tomar una decisión.

Aunque el modelo de pensamiento grupal de Janis no lo menciona explícitamente, los líderes pueden utilizar el poder legítimo, referente y experto para repartir recompensas y castigos y, de ese modo, afectar el proceso de toma de decisiones (Flowers, 1977).

¿Cómo valoras este contenido?

¡Haz click en una estrella para calificarla!

Si te gustó este contenido...

¡Compartilo en redes sociales!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *