Vectores del Proceso Grupal

Pablo Cazau, Diccionario de Psicología Social (Pichon Riviere)
1998-2002

Vectores del Proceso Grupal. Cada una de las categorías que describen los fenómenos grupales, y mediante las cuales es posible evaluar su funcionamiento. Los vectores son seis: pertenencia, cooperación, pertinencia, comunicación, aprendizaje y telé.

  1. Concepto.- Indica Pichon Rivière que “la constatación sistemática y reiterada de ciertos fenómenos grupales, que se presentan en cada sesión, nos ha permitido construir una escala de evaluación básica, a través de la clasificación de modelos de conducta grupal”.

Esta escala o categorización de los fenómenos grupales está constituida por seis vectores, los que son, ante todo, herramientas de diagnóstico, indicadores que muestra cómo está funcionando un grupo[2] en determinado momento. Por ejemplo, si se encuentra o no en la fase de la pretarea[3], de la tarea[4], etc.

Originalmente, la idea de vector proviene de la matemática y la física, donde design

a una forma de representar magnitudes que poseen una determinada intensidad, dirección y sentido. De la misma manera, los aspectos de una conducta grupal tiene también una determinada intensidad (la cooperación puede ser más o menos intensa) y una cierta dirección y sentido que variará de acuerdo a si el grupo se encuentra en pretarea o en tarea, etc. Por ejemplo, a medida que el grupo pasa de la pretarea a la tarea, van cambiando la dirección y sentido de los diferentes vectores o indicadores grupales: el antagonismo se orienta hacia la colaboración (vector cooperación), la mala disposición a relacionarse con los otros vira hacia una mejor disposición (vector telé), la comunicación pasa de ser unidireccional y rígida para ser multidireccional y flexible (vector comunicación), de la adaptación pasiva se pasa progresivamente a una adaptación activa (vector aprendizaje), etc.

Podríamos comparar el funcionamiento grupal con el funcionamiento del motor de un automóvil, y los vectores con los indicadores del tablero del conductor, en el sentido de que las

diferentes posiciones de las distintas agujas indican cómo está funcionando el motor en ese momento. De la misma manera, el coordinador evaluará el funcionamiento grupal categorizando los diferentes fenómenos grupales que observa a partir de los seis ‘relojes’ llamados vectores. Esto a su vez le servirá como punto de referencia para construir interpretaciones.

En efecto, “el esclarecimiento y manejo operativo de los vectores de pertenencia, cooperación, pertinencia, comunicación, aprendizaje y telé permitirán a la unidad grupal el abordaje de las ansiedades desencadenadas por las situaciones de cambio”.

  1. Otros universales.- Además de los seis vectores mencionados, Pichon Rivière describe lo que él llama otros ‘universales grupales’, o ‘situaciones universales’ que es posible constatar en los grupos, que rigen su vida, y hacia los cuales el coordinador de un grupo operativo[5] deberá orientar sus interpretaciones

Entre estos universales podemos consignar los siguientes: a) las fantasías de

enfermarse, de tratarse y de curarse, así como la situación triangular sostenida por la teoría del vínculo[6]; b) los sentimientos de inseguridad e incertidumbre ligados a las ansiedades básicas, y en particular a las situaciones de pérdida; c) el ‘secreto grupal’, muy ligado al ‘misterio familiar’.

Respecto de éste último, “una vez iniciado el proceso corrector, resulta muy frecuente que, tras algunas sesiones de grupo familiar, haga eclosión un conflicto que, conocido por todos, era mantenido en silencio. Este conflicto silenciado, secreto, se había convertido, con la complicidad explícita o implícita de los integrantes, en un ‘misterio familiar’, generador de ansiedades, provocándose así una ruptura en la comunicación. El carácter misterioso (peligroso) de esta situación se ve permanentemente realimentado por esa ‘conspiración del silencio’. La familia vive el enfrentamiento del conflicto, la desocultación, como una catástrofe y se resiste al esclarecimiento”. Además, ese acontecimiento secreto, sea cual fuera su significado real, se carga con sentimientos y fantasías de culpabilidad.

Estos misterios no esclarecidos (lo que Freud llamaba la ‘novela familiar’) fueron, precisamente, una de las razones que determinaron en Pichon Rivière su vocación por las Ciencias del Hombre.

PERTENENCIA

La pertenencia consiste en un sentimiento de integrar un grupo identificándose con los acontecimientos y vicisitudes del mismo. Por la pertenencia, los integrantes de un grupo se visualizan como tales y al mismo tiempo sienten a los demás incluidos dentro de su mundo interno, proceso de internalización mediante. Por esa pertenencia, puede contar con ellos y

para la planificación de la tarea grupal. Una etapa previa a la pertenencia es la afiliación.

  1. Concepto.- “La pertenencia permite establecer la identidad del grupo y establecer la propia identidad como integrante de ese grupo. Para Sartre, todo grupo que no revierta, como acto, sobre sí mismo corre el peligro de caer en lo que él llama ‘serialidad'[7] [dispersión]. [Por la pertenencia], el sujeto se ve a sí mismo como miembro de un grupo, como ‘perteneciente’, adquiere identidad, una referencia básica, que le permite ubicarse situacionalmente y elaborar estrategias para el cambio. Pero la pertenencia óptima, lo mismo que los otros vectores del abordaje, no es lo “dado”, como podrían serlo los lazos consanguíneos, sino lo adquirido, algo logrado por el grupo como tal”. Por ejemplo, el sólo hecho de existir lazos consanguíneos no asegura que alguien se sienta como perteneciente a una familia.
  2. Pertenencia y afiliación.- La afiliación es un fenómeno que se verifica en el comienzo de la historia grupal, y por el cual el sujeto guarda aún una determinada distancia, sin decidirse aún a incluirse totalmente en el grupo. Cuando esto se concreta, la afiliación se convierte en pertenencia.

Un símil con las agrupaciones políticas puede acercarnos a la idea de afiliación de Pichon Rivière. Se puede estar simplemente afiliado a un partido político por el solo hecho de estar incluido en una lista, y sin embargo no pertenecer a él, en el sentido de no existir una mayor integración que le permita participar activamente de sus actividades.

La pertenencia va configurándose poco a poco, siendo una etapa previa a la misma la ‘afiliación’ o identificación con los procesos grupales pero donde el sujeto guarda aún una determinada distancia, sin incluirse totalmente en el grupo. “Este primer momento de afiliación, propio de la historia de todo grupo, se convierte más tarde en ‘pertenencia’, una mayor integración al grupo, lo que permite elaborar una ‘estrategia’, una ‘táctica’, una ‘técnica’ y una ‘logística'”. “El ‘proyecto'[8] surge cuando se ha logrado una pertenencia de los miembros; se concreta entonces una ‘planificación'”.

COOPERACION

Es la contribución, aún silenciosa, a la tarea grupal, sobre la base de la existencia de roles diferenciados. La cooperación es uno de los seis vectores o fenómenos universales de los grupos. Antónimos: competencia, antagonismo.

  1. Concepto.- Hay cooperación cuando los miembros de un grupo colaboran entre sí en pos de una tarea en común, que es la tarea grupal. Para ello deben existir roles[9]diferenciados donde cada uno haga lo suyo (heterogeneidad en los roles), pero una sola tarea en común (homogeneidad en la tarea). “Es la través de la cooperación como se hace manifiesto en carácter interdisciplinario del grupo operativo y el interjuego entre horizontalidad y verticalidad”[10].
  2. Cooperación en el grupo familiar.- Como en todo grupo, en un grupo familiar la cooperación se establece sobre la base de roles diferenciales. “Ponemos el acento en la heterogeneidad que deben mostrar los roles dentro del ámbito familiar. Esta heterogeneidad está sustentada en las diferencias biológicas y funcionales sobre las que ha de configurarse una estructura familiar. La familia […] se convierte así en un ámbito del ap

rendizaje de roles biológicos y funciones sociales. Sólo a través de una heterogeneidad podemos alcanzar la complementariedad necesitada en un grupo operativo, es decir, en un grupo capaz de logros instrumentales y situacionales”.

PERTINENCIA

Consiste en “el centrarse del grupo en la tarea prescripta, y en el esclarecimiento de la misma”.

  1. Concepto.- Algo es pertinente o atinente cuando ‘tiene que ver’ con algún fin. En un grupo, decimos que sus integrantes adoptan actitudes o conductas pertinentes cuando ellas tienen relación, o ‘tienen que ver’ con la tarea que el grupo se propuso. Por ejemplo, si la tarea del grupo es estudiar, conductas pertinentes serán, por ejemplo, leer, discutir e incluso hasta preparar café, en la medida en que ello puede mantener despierto al grupo. Conductas no pertinentes a la tarea serán por ejemplo quedarse dormido o bailar.

“El grupo, por la pertenencia, por la cooperación y fundamentalmente por la pertinencia, en la que juegan la comunicación, el aprendizaje y la telé, llegan a una ‘totalización’ en el sentido de un hacerse en su marcha, en su tarea, en su trabajarse como grupo”.

La calidad de la pertinencia “se evalúa de acuerdo con el monto de la pretarea, la creatividad y la productivida

d del grupo y sus aperturas hacia un proyecto”.

COMUNICACION

Intercambio de mensajes en el contexto de un mundo de señales que todos saben codificar y decodificar de la misma manera. La comunicación puede ser verbal o preverbal.

  1. Concepto.- “Podemos decir que la comunicación es un contexto que incluye un mundo de señales que todos aquellos que se intercomunican saben codificar y decodificar de la misma manera”. Pichon Rivière, categoriza la comunicación como un vector, es decir como uno de los fenómenos constatados reiterada y sistemáticamente en los grupos: el individuo o el grupo “se expresan tanto en la manera de formular sus problemas como en el resultado mismo del discurso”.
  2. Tipos.- “La comunicación que se da entre los miembros […] puede ser verbal o preverbal, a través de gestos. Dentro de este vector tomamos en cuenta no sólo el contenido del mensaje sino también el cómo y el quién de ese mensaje; a esto llamamos metacomunicación. Cuando ambos elementos entran en contradicción se configura un ‘malentendido’ dentro del grupo”.

APRENDIZAJE

Apropiación instrumental de la realidad, para modificarla. Está íntimamente relacionado con la idea de adaptación activa a la realidad, en tanto esta implique una relación dialéctica mutuamente modificante y enriquecedora entre sujeto y medio.

  1. Concepto.- “Aprender es realizar una lectura de la realidad, lectura coherente, no-aceptación acrítica de normas y valores. Por el contrario, apuntamos a una lectura que implique capacidad de evaluación y creatividad (transformación de lo real) Esta concepción del aprendizaje como praxis, como relación dialéctica, nos lleva necesariamente a postular que el enseñar y el aprender constituyen una unidad, que deben darse como proceso unitario, como continua y dialéctica experiencia de aprendizaje en la cual el rol docente y el rol humano son funcionales y complementarios”.
  2. Aspectos individuales y grupales.- El aprendizaje es un proceso que involucra aspectos de cada individuo y del grupo. En relación con el individuo, “las relaciones intra subjetivas, o estructuras vinculares internalizadas, articuladas en un mundo interno, condicionarán las características del aprendizaje de la realidad. Este aprendizaje será facilitado u obstaculizado según que la confrontación entre el ámbito de lo ínter subjetivo y el ámbito de lo intra subjetivo resulte dialéctica o dilemática. Es decir, que el proceso de interacción funcione como un circuito abierto, de trayectoria en espiral, o como un circuito cerrado, viciado por la estereotipia”.

A nivel grupal, al aprendizaje es concebido como uno de los vectores de la situación de grupo. En este sentido, “se logra por la sumación de información de los integrantes del grupo, cumpliéndose en un momento dado la ley de la dialéctica de transformación de cantidad en cualidad. Se produce un cambio cualitativo en el grupo, que se traduce en términos de resolución de ansiedades, adaptación activa a la realidad, creatividad, proyectos, etc.”.

TELE

La Telé es definido por Moreno como la disposición positiva o negativa para trabajar con un miembro del grupo. Configura así el clima grupal, que puede traducirse como transferencia positiva o negativa del grupo con el coordinador, y de los miembros entre sí.

  1. Concepto.- En todo grupo existe siempre un clima afectivo, una determinado disposición de sus miembros a encarar la tarea o no, a aceptar o a rechazar a los otros integrantes o al mismo coordinador porque ‘les cae bien’ o ‘les cae mal’, lo cual a su vez se funda en un fenómeno transferencial.

No debe confundirse la telé con la cooperación, que es otro de los vectores grupales: mientras la telé es la disposición para trabajar con otros y encarar una tarea, la cooperación es la contribución efectiva que se realiza o no. Si no hay una disposición a trabajar con otros, si el otro no me ‘cae bien’ (telé), se dificultará la posibilidad de trabajar efectivamente con él (cooperación)

En la medida en que la telé incluye el clima afectivo grupal, también incluirá las ansiedades básicas (depresiva y paranoide)[11], siempre presentes aunque con intensidades diferentes según cada momento, y coexistentes y cooperantes en tiempo y espacio. “Esto implica para el operador que cuando detecta en la situación grupal uno de esos dos miedos como lo manifiesto, su interpretación incluirá al otro como lo subyacente”.

 

[1] Los textos, extraídos del original, han sido ordenados por el Profesor Sergio Peñafiel Jaime, para ser utilizados como material de clases en la Escuela de Educación de la Universidad Academia de Humanismo Cristiano. Salvo los casos que se indica, las notas a pie de página corresponden al Diccionario de Pablo Cazau.

[2] Grupo: Conjunto restringido de personas ligadas entre sí por constantes espacio-temporales y articuladas por su mutua representación interna, que se propone explícita o implícitamente realizar una tarea que constituye su finalidad. El grupo es una unidad básica de interacción y de sostén de la estructura social.

[3] Momento en el acontecer de un sujeto o de un grupo donde, ante la necesidad de realizar una determinada tarea, surge una resistencia a los cambios que ella implica.

[4] En general, es el conjunto de acciones que se ejecutan para alcanzar un fin u objetivo.

[5] Grupo Operativo: Técnica creada por Pichon Rivière y su equipo, y que se caracteriza por estar centrada en una tarea explícita (aprendizaje, creación, curación, etc.), bajo la cual subyace otra tarea implícita que también ha de ser explicitada y que apunta a la ruptura de pautas estereotipadas mediante la elaboración de las ansiedades básicas, las que implican un obstáculo frente a toda situación de progreso o cambio. El término también suele designar el grupo donde se aplica dicha técnica.

[6] Vínculo: Estructura compleja de interacción constituida por dos personas físicas (dimensión intersubjetiva) y un tercero fantaseado y proyectado sobre el otro (dimensión intrasubjetiva).

[7] “La serialidad es el tipo de relación humana en el cual cada miembro aparece como sustituible por otro, o sea, como indiferenciado (un número cardinal intercambiable). Este tipo de relación tiene las características de “lo idéntico”, en el sentido que cualquiera es visto como equivalente a otro. Esto significa conceder al individuo un carácter de ente, y expresa la alienación del hombre en la serialidad”. Roseneild, David. Sartre y la psicoterapia de grupos.

[8] Proyecto: Planteo de objetivos que van más allá del aquí y ahora del acontecer grupal, y que incluye una planificación de la estrategia para alcanzarlos. Pretarea, tarea y proyecto constituyen los tres momentos que se presentan habitualmente cuando un sujeto o un grupo deben enfrentar una situación de cambio

[9] Rol: Función social que asume un sujeto y/o que le es adjudicada por los otros, y que resulta de un proceso de internalización que se inscribe en otro más amplio: la socialización del individuo.

[10] Horizontalidad – verticalidad: Conceptos que describen la doble dimensión de análisis del comportamiento en los grupos. La verticalidad es todo lo referido a la historia personal del sujeto, mientras que la horizontalidad es el proceso actual que se cumple en el aquí y ahora en relación con la totalidad de los miembros.

[11] Ansiedad Básica: Miedo o ansiedad que se genera en las personas frente a todo intento de adaptación al medio. Pichon Rivière, basándose en las ideas de Melanie Klein, ha identificado fundamentalmente dos tipos de ansiedad básica: el miedo a la pérdida y el miedo al ataque, y frente a las cuales se instrumentarán medidas defensivas.

(Fuente: http://algo-de-educacion.blogspot.com.ar/2008/08/vectores-del-proceso-grupal.html)

Te pueden interesar las siguientes publicaciones:

Agosto 29th, 2016 by