La Objetividad

En Wikipedia (https://es.wikipedia.org/wiki/Objetividad) se puede leer que “la objetividad es la cualidad de lo objetivo, de tal forma que es perteneciente o relativo al objeto en sí mismo, con independencia de la propia manera de pensar o de sentir (o de las condiciones de observación) que pueda tener cualquier sujeto que lo observe o considere“.

Si obedecemos al concepto de objetividad estaríamos legitimando que existe una realidad distinta a la que cada uno percibe. Pero, ¿quién o quienes pueden conocer esa “verdadera realidad”?

Humberto Maturana plantea que todo aquel que habla desde la objetividad pretende tener un acceso privilegiado al mundo, y por otro lado, esta actitud implicaría una total falta de responsabilidad por el propio discurso ya que el que habla supone ser vocero del mundo y no de si mismo.

Hacemos referencia a los modelos mentales para construir una realidad y orientarnos en el mundo. Por lo tanto, el mundo que uno habita es diferente al del resto, pero a la vez son mundos compartidos.

Entonces, ¿cómo es posible que al estar en el mismo mundo todos tengamos diferente concepción del mismo?. Porque percibimos el mundo conforme al modelo mental de cada uno, de la información y de la experiencia que recibimos de la realidad externa.

Epicteto fue un filósofo griego, de la escuela estoica, que vivió parte de su vida como esclavo en Roma. El dijo:

epicteto

Si las cosas son las ideas que formamos acerca de las mismas, nos permite suponer la presencia de un sujeto en la interacción, en un medio determinado, y que además eligió un modo y forma de percepción, descartando otros posibles. Desde esta perspectiva la objetividad no existiría.