Dinámica El Caso de Miguel

Dinámica El Caso de Miguel

Dinámica El Caso de Miguel

Dinámica de Autoconocimiento y Autoestima | Dinámica de Comunicación

Objetivo de la dinámica El Caso de Miguel:
– Analizar las interpretaciones que hacemos de los hechos
– Reflexionar acerca de los juicios que emitimos
– Identificar los efectos que generan los prejuicios
– Identificar posibilidades para evitar los prejuicios

Desarrollo

El coordinador o la coordinadora deberá formar 5 equipos y a cada uno le entregará un relato. Cada grupo dispondrá de 10 minutos para evaluar y juzgar el comportamiento de Miguel. Deberán hacer afirmaciones acerca de ¿cómo es Miguel?. Es conveniente que tomen nota para luego compartirlo con los demás.
Luego de los 10 minutos, cada equipo dispondrá de un tiempo para leer el relato y contar cómo creen que es Miguel. Si alguna persona quisiera hacer una observación hay que propiciar el debate, esta sería una instancia enriquecedora.

Cada equipo tendrá una descripción del comportamiento de Miguel de un día, desde diferentes perspectivas: la madre, la señora de limpieza, el encargado del edificio, un taxista y un amigo de Miguel con el que suelen ir a un pub.

Una vez que todos los equipos hayan realizado su exposición, el coordinador deberá leer el relato desde la perspectiva de Miguel.

RELATO N° 1 – DE SU MADRE:
“Miguel se levantó corriendo, no quiso tomar café y ni miró la torta que yo había hecho especialmente para él. Sólo tomó la caja de cigarrillos y la caja de fósforos. No quiso ponerse la chaqueta que le alcancé. Dijo que estaba con prisa y reaccionó con impaciencia ante mis pedidos de que se alimentará y se abrigará. Él continua siendo un niño que precisa atención, pues no reconoce lo que es bueno para sí mismo”.
Después de este relato, ¿cómo lo perciben a Miguel?

RELATO N° 2 – DEL AMIGO DE MIGUEL CON QUIEN SUELE IR A UN PUB:
“Ayer de noche él llegó aquí acompañado de una chica morena, bien linda, a la cual no le dio el mínimo corte. Cuando entró una rubia, de vestido ajustado, él me llamó y quiso saber quien era ella. Como yo no la conocía, él no dudó; se levantó y fue a la mesa a hablar con ella. Yo disimulé pero igual pude oir que él marcaba un encuentro, a las nueve de la mañana, delante de la cara del acompañante de la chica. Sujeto con valentía!”
Después de este relato, ¿cómo lo perciben a Miguel?

RELATO N° 3 – DEL TAXI:
“Hoy a la mañana, apareció un sujeto y no me gustó su cara. Preocupado, serio, no quería saber de conversar. Intenté hablar sobre fútbol, política, sobre el tránsito, pero él siempre me mandaba callar la boca, diciendo que precisaba concentrarse. Desconfié que él estuviera en cosas raras, de esas que la policía anda buscando o de esos que asaltan a los conductores de taxis. Apuesto que anda armado. Quedé loco hasta que me libré de él”.
Después de este relato, ¿cómo lo perciben a Miguel?

RELATO N° 4 – DEL ENCARGADO DEL EDIFICIO:
“Este Miguel es una persona rara. A veces saluda, a veces finge que no ve a nadie. Sus conversaciones las personas no las entendemos. Es parecido a un pariente mío que enloqueció. Hoy a la mañana, él llegó hablando solo. Le di el buen día y él me miró con un mirar extraño y dijo que todo en el mundo era relativo, que las palabras no eran iguales para todos, ni las personas. Dijo también que cuando pintaba un cuadro, aquello era la realidad. Daba risotadas, y más risotadas. Ese muchacho es un lunático”.
Después de este relato, ¿cómo lo perciben a Miguel?

RELATO N° 5 – DE LA SEÑORA DE LA LIMPIEZA:
“Él siempre anda con un aire misterioso. Los cuadros que pinta no los entiendo. Cuando él llegó la mañana de ayer, me miró medio sesgado. Tuve un mal presentimiento, como si fuera a acontecer alguna cosa mala. Poco después llegó la chica rubia. Ella me preguntó donde él estaba y yo le dije. Al poco rato la oí gritar y acudí corriendo. Abrí la puerta de sorpresa y él estaba con una cara furiosa, mirando a la chica lleno de odio. Ella estaba tirada en el diván y en el suelo tenía un cuchillo. Yo salí gritando asesino, asesino!”.
Después de este relato, ¿cómo lo perciben a Miguel?

REALTO DEL PROPIO MIGUEL SOBRE LO OCURRIDO ESE DÍA:

“Yo me dedico a la pintura de cuerpo y alma. El resto no tiene importancia. Hace meses que quiero pintar una Madonna del siglo XX, más no encuentro una modelo adecuada, que encarne la belleza, la pureza y el sufrimiento que yo quiero retratar.

En la víspera de aquel día, una amiga me llamó por teléfono diciendo que había encontrado la modelo que yo procuraba y me propuso que nos encontráramos en el pub. Yo estaba ansioso por verla. Cuando ella llegó quedé fascinado; era exactamente lo que yo quería. No tuve dudas. Ya que mi amigo del pub no la conocía, fui hasta la mesa de ella, me presenté y le pedí para que ella posara para mí. Ella aceptó y marcamos un encuentro en mi atelier a las 9 horas del otro día. Yo no dormí tranquilo aquella noche. Me levanté ansioso, loco por comenzar el cuadro, ni pude tomar café de tan emocionado.

En el taxi, comencé a realizar un esbozo, pensando en los ángulos de la figura, en el juego de luz y sombras, en la textura, en los matices….Ni noté que el taxista hablaba conmigo.

Cuando entré en el edificio, yo hablaba bajito. El conserje intentó hablar conmigo pero no le presté atención. Ahí pregunté: qué pasa?. Él dice: buen día. Nada más que buen día! Él no sabía lo que aquel día significaba para mí. Sueños, fantasías y aspiraciones…Todo se iba a volver real, con la ejecución de aquel cuadro. Intenté explicar para él que la verdad era relativa, que cada persona ve a la otra a su manera. Él me llamó lunático. Di una risotada y dije: ahí está la prueba de lo que dije. El lunático que usted ve, no existe. Cuando pude entrar, me di de cara con la señora de la limpieza.

Entré al atelier y comencé a preparar la tela y las tintas.

Fue cuando ella llegó. Estaba con el mismo vestido de la víspera y explicó que pasó la noche en una fiesta. En ese momento yo le pedí que se sentara en el lugar indicado y que mirase para lo alto, que imaginase inocencia, sufrimiento….que…

Ahí ella enlazó mi cuello con sus brazos y dijo que yo era simpático. Yo me alejé y le pregunté si había bebido. Ella dijo que sí, que la fiesta estaba óptima, que fue una pena que yo no estuviera allá y que había sentido mi falta. Cuando ella me enlazó de nuevo, yo la empujé y ella cayó sobre el diván y gritó. En ese instante la señora de la limpieza entró y salió gritando : asesino! Asesino!.

La rubia se levantó y se fue. Antes, me dijo idiota. Entonces yo suspiré y dije: ah, mi Madonna”.

Dinámica El Caso de Miguel
IDEAS PARA EL MOMENTO DE REFLEXIÓN Y DEBATE

Ahora que conocen el relato con más detalle y desde Miguel, ¿cómo se sienten con los juicios que realizaron?
Independientemente de que en está ocasión la actividad consistía en hacer juicios con algo de información, ¿solemos juzgar a la personas con pocos datos? ¿Juzgamos con información que nos dan otros y no las personas involucradas en los hecho? ¿Creen que esto puede influir en nuestra manera de relacionarnos?
¿Cómo podemos trabajar para no caer en simples afirmaciones que luego comprobamos que no son correctas?
¿Siempre buscamos más argumentos o nos quedamos con los pocos que tenemos? ¿Cómo podemos buscar más argumentos? ¿Es necesario buscar más?

Dinámica El Caso de Miguel posibilita trabajar sobre los siguientes temas: conducta, juicios, prejuicios, situación

Te pueden interesar las siguientes publicaciones:

Abril 9th, 2016 by